lunes, 24 de marzo de 2014

La industria planta batalla al Gobierno por la reforma eléctrica


Los sectores que usan la cogeneración calculan que dejará en la calle a 70.000 trabajadores La reforma eléctrica también ha puesto en pie de guerra a la industria que recurre a la cogeneración, un procedimiento mediante el cual las empresas que necesitan obtener calor para producir sus propios bienes pueden generar a la vez electricidad que venden al sistema con primas, con lo que reducen sus costes. Representantes de los sectores de la alimentación, la agricultura, el papel, el azulejo y el ladrillo han presentado este jueves un manifiesto dirigido al ministro de Industria, José Manuel Soria, en el que piden al Gobierno que rectifique la nueva normativa que, según ellos, sitúa los costes impuestos por encima de la remuneración y aboca al cierre a cientos de plantas por falta de rentabilidad, lo que supondría la pérdida de 70.000 empleos directos. 

Los cambios introducidos por Industria en el sector hace un año, como la subida de tasas (un impuesto de cogeneración y el céntimo verde impuesto al gas industrial de generación), ya se ha traducido en el cierre del 25% de las instalaciones. Además, el borrador de reglamento que desarrolla la nueva ley del mercado eléctrico, con la que el Gobierno pretende reducir el déficit de tarifa, supondrá más cierres, según las asociaciones que se han unido en un frente común contra la nueva legislación (ASCER, ASPAPEL, Hispalyt, FIAB, Asaja y Cooperativas Agroalimentarias). Este borrador contempla una reducción de las primas del 30%. 

“La propuesta de orden no tiene en cuenta las circunstancias, particularidades y necesidades de las industrias cogeneradoras, estableciendo límites a las horas de funcionamiento y fijando niveles de precios de mercado y sistema de compensación inadecuados que suponen la inviabilidad del funcionamiento de estas instalaciones”, afirman en un comunicado conjunto. Si no se rectifica, advierten, muchas plantas tendrán que cerrar, porque serán incapaces de hacer frente a las inversiones que realizaron en su día, financiadas con créditos bancarios en función de una rentabilidad esperada, para desarrollar instalaciones de cogeneración. 

11% de la producción 

La cogeneración supone un 11% de la producción eléctrica española. En el último año la energía obtenida por este procedimiento y vertida a la red ha disminuido un 25%, según los datos de Red Eléctrica. Respecto a las declaraciones de Soria en las que afirma que las plantas estaban retribuidas en exceso, el sector responde que en los últimos diez años apenas se han hecho inversiones. “Si hubiera tantas rentabilidades, se habrían hecho más”, afirma el sector, que calcula que un 20% del PIB industrial puede utilizar energía proveniente de la cogeneración. 

Los cambios en la cogeneración afectan en especial a las plantas de tratamiento de purines (de las 29 plantas que hay en España, ya han cerrado 28). También al sector olivarero y a la industria de los azulejos (ha calculado que el impacto anual será de 50 millones). Por su parte, la industria del papel afirma que la nueva fiscalidad energética ha tenido un impacto en el sector de 115 millones de euros anuales por el efecto acumulado del impuesto a la cogeneración, el céntimo verde impuesto al gas industrial de generación y la subida de precio de la electricidad comprada. 

La industria explica que si la cogeneración no es rentable, no se puede desenchufar la máquina simplemente. Al invertir en plantas de alta eficiencia ya no se puede producir solo vapor, y dejar de generar electricidad, con lo que toda la producción se ve comprometida. Para alimentar la cogeneración se puede usar gas. Tampoco el autoconsumo es una solución, según los sectores afectados, porque siempre habría un excedente de electricidad. 




Escrito por: Cristina Galindo Galiana 
Redactora de Economía en: El País


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada