domingo, 30 de marzo de 2014

Hacia la Smart City


Endesa, E.ON y Gas Natural ayudan a las ciudades a gastar menos energía 


Los municipios renuevan su iluminación obsoleta de la mano de las eléctricas, monitorizando el consumo y rebajando los costes de la factura de la luz y las emisiones de CO2.

Foto: Dreamstime.
El alumbrado público puede llegar a representar hasta la mitad del consumo energético de un ayuntamiento. La necesidad de rebajar esta factura está llevando a numerosos consistorios españoles a poner en marcha programas para sustituir sus ineficientes tecnologías de alumbrado por otras de bajo consumo y menos contaminantes, principalmente LED, abriendo así paso a las smartcities (ciudades inteligentes), un camino en el que las compañías energéticas se convierten en aliados. 

Móstoles es el último ejemplo. Este ayuntamiento madrileño acaba de adjudicar a Endesa y Enel Sole la gestión de su alumbrado público. En UTE con la empresa Sice, renovarán 17.000 puntos de luz, el 79 % del total instalado, con 6.300 luminarias de tecnología LED, logrando un ahorro del 48% del consumo de energía en alumbrado. 

Con éste, son diez los municipios españoles a los que Endesa y Enel Sole han ayudado a reducir el consumo de energía. 

Sustitución 

En otras nueve ciudades (en Extremadura, Andalucía, Valencia, Murcia y Cataluña) han sustituido 44.238 puntos con 5.924 LED, reduciendo un 50% la factura y evitando la emisión de 4.000 toneladas de CO2 al año. 

Endesa lidera, además, el proyecto Smartcity Málaga, que en los últimos cinco años ha rebajado más del 25% el consumo eléctrico general de una zona con 11.000 clientes domésticos y 1.200 industriales y de servicios. El proyecto ha cumplido el objetivo de reducir un 20% las emisiones de CO2. 

Endesa, que monitoriza la infraestructura mediante la interconexión de 40 kilómetros de circuitos de media tensión y 72 centros de media y baja tensión, eligió Málaga como laboratorio de Enel, grupo del que forma parte, para desarrollar tecnologías inteligentes de distribución en la red (smart grid). 

La ciudad de Santander ha sido el banco de pruebas de E.ON en España. El grupo eléctrico, en colaboración con el ayuntamiento, la Universidad de Cantabria y Sodercan, entre otras entidades, ha puesto en marcha una iniciativa piloto que cuenta con un sistema automático que controla y adapta el nivel de iluminación de las calles en función de las necesidades de los ciudadanos (como la detección de presencia), al tiempo que permite monitorizar los consumos. 

Esta iniciativa forma parte del proyecto Outsmart, financiado por la UE, en el que participan entidades de diversos países comunitarios. La reducción del consumo medio diario de energía puede alcanzar el 34% y las emisiones de CO2 pueden ser un 27% inferiores. 

Gas Natural también desarrolla proyectos para mejorar la eficiencia de los ayuntamientos y actualmente realiza estudios de viabilidad de un treintena de planes de alumbrado público. Sus planes permitieron a municipios como Salobre y Vianos, en Albacete, ahorros de más del 75%. 

En enero, inició la ejecución del contrato del alumbrado de Parets del Vallés (Barcelona), que logrará un ahorro de casi tres millones de euros en diez años. 

En UTE con Boquet renovará los 4.044 puntos de luz por tecnología de halogenuros metálicos, con un ahorro de 1,6 GWh al año, casi el 61% del consumo energético del año anterior, a lo que se suman que se evita la emisión a la atmósfera de 1,17 toneladas de CO2 anuales. 


Artículo escrito por: Ana Medina
Publicado en: Expansión.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada