lunes, 11 de agosto de 2014

¿Sabes cuánto consume cada electrodoméstico?


Según el "Estudio sobre consumo energético del sector residencial en España" del IDAE, los hogares españoles gastan de media 990 euros anuales en consumo eléctrico. El 56% del total de electricidad, 546 euros al año, corresponden al uso de electrodomésticos. 


Conocer y optimizar su uso nos ayudará a tomar medidas sencillas y rutinarias para conseguir un ahorro muy importante en nuestra factura de la luz. Además, la mejora de los electrodomésticos, con la calificación energética más eficiente, hará que este ahorro sea aún mayor. 

De todos los electrodomésticos, ¿Cuál es el que más consume?, ¿Y el que menos?, ¿realmente la plancha es el pequeño aparato que más picos de potencia produce? A continuación, te lo contamos todo. 

Frigorífico: es el que más consume de todos los electrodomésticos, más del 30% del total. Si hablamos en kilovatios-hora, según la OCU, el frigorífico consume 662 kWh y el congelador 563 kWh. Tienen un consumo muy lineal, pero el abrir sus puertas produce tres pequeños picos en las horas del desayuno, la comida y la cena. 

Elegir una nevera eficiente en la compra inicial nos puede ayudar a ahorrar mucho dinero a la larga, aunque su coste inicial sea mayor, un frigorífico clase A+++ puede consumir un 80% menos de energía que uno de clase D aproximadamente. Otras medidas que podemos tomar para ahorrar en este electrodoméstico, son no dejar la puerta abierta para evitar que el motor trabaje demasiado, no introducir alimentos calientes, procurar no abrirlo demasiado y situarlo en zonas lejanas de fuentes de calor, debemos ajustar su temperatura a la del exterior y no usar temperaturas excesivamente bajas tanto de frigorífico como de congelador. Mantenerlo en buenas condiciones puede suponer un ahorro del 25% de la energía consumida. 

Televisores y ordenadores: el televisor es otro de los aparatos que más consume en nuestro hogar con más de un 12% de la energía, unos 263 kWh. Aquellos aparatos que incorporan tecnología LED consumen un 25% menos que las LCD y hasta un 40% menos que las pantallas de plasma. Y uno de los grandes culpables de este consumo es el Stand by. Este ‘consumo fantasma’ gasta tanta electricidad como un ordenador a pleno rendimiento, que es del 7,4%. 

La principal medida de ahorro será apagar la televisión totalmente cuando no se use. Respecto a los ordenadores, las tareas programadas como copias de seguridad son más convenientes hacerlas de noche, con tarifas inferiores y monitores apagados. Es importante que después de estas programaciones se apague el ordenador automáticamente para eliminar un gasto que aún no siendo pequeño es innecesario. 

Lavadora: consume un 11,8% de la energía, unos 255 kWh. La hora punta de utilización de este electrodoméstico es entre las 10 y las 13 horas y entre las 19 y las 21 horas. En festivos y en verano el consumo se concentra por las mañanas. Utilizar programas cortos y lavados en frío o hasta 30º (la mayor parte de la energía se utiliza para calentar el agua) nos ayudará a ahorrar electricidad y a gastar menos agua. Además, es mejor poner la lavadora cuando esté llena y ajustar su uso en horario de menor coste. 

Lavavajillas: su consumo es del 6,1% de la energía, unos 246 kWh. El momento de mayor uso es en comidas y cenas, especialmente en las noches de días laborables. Usar programas cortos y a menor temperatura te ayudará a ahorrar energía. No te olvides de cargarlo siempre al máximo y de limpiar periódicamente el filtro. 

Horno: consume un 8,3% del total de la factura eléctrica. Intenta no abrir el horno mientras esté encendido. Cada vez que se abre la puerta se pierde al menos un 20% de la energía acumulada en su interior. Además, si cocinas de una vez el mayor número de alimentos también conseguirás un ahorro importante. 

Cocina: Puedes aprovechar el calor residual de la cocina eléctrica o de la vitrocerámica: apágala cinco minutos antes de finalizar la cocción y ahorrarás energía. Otro consejo es que pongas una tapa, si no lo haces, una gran parte de la energía se escapa en forma de calor y tardas bastante más tiempo llegar al punto de cocción deseado. Y quien dice más tiempo dice mayor gasto de energía (sea de gas o de luz). Además, para que el gasto de luz sea menor, se puede cocinar a primera hora de la mañana o a última de noche. 

Plancha: La plancha es uno de los pequeños electrodomésticos cuyas altas potencias dan lugar a consumos significativos en la factura. Una plancha puede llegar a tener una potencia de 1.500 vatios, y por lo tanto es uno de los electrodomésticos que más energía gastan por minuto de uso. Según el IDAE, un centro de planchado compacto puede llegar a gastar un 46% menos de energía que una plancha clásica. Estirar la ropa cuando se tiende, procurar planchar el mayor número de prendas de una sola vez y trasladar su uso a horas de energía más barata, te ayudaran a ahorrar. 

Ahora que ya conocéis cuales son los electrodomésticos que consumen más y algunos consejos para que consuman menos, podréis optimizar su uso y consumo y, con ello, rebajar vuestra factura de la luz.


Fuente: Expansión

jueves, 7 de agosto de 2014

Proceso de construcción de un gasoducto




Reservas Mundiales de gas de esquisto




Los cortes de gas por impago se dispararon un 86% en 2013


Los cortes de suministro de gas por impago ascendieron a 75.162 en 2013, lo que supone un incremento del 86%, o de 34.826, con respecto a las 40.336 interrupciones practicadas por las empresas durante el ejercicio anterior. 


Estos datos aparecen recogidos en el informe de supervisión del mercado minorista de gas natural del año 2013, elaborado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). En el informe, el regulador dedica un epígrafe a este asunto y advierte del incremento "significativo" en el número de cortes por falta de pago. Todos ellos se concentran en clientes con presiones inferiores a 4 bares. 

La cifra de 75.162 cortes equivale a un corte por impago por cada 100 clientes. Al cierre del pasado ejercicio, existía un total de 7,44 millones de puntos de suministro de gas. El aumento de los impagos se produce a pesar de que la Tarifa de Último Recurso (TUR) de gas bajó el año pasado un 3,7% para un consumidor promedio de 9.000 kilovatios hora (kWh) al año. 

El informe muestra además que, durante el pasado ejercicio, el número de clientes de gas natural aumentó en 82.359, gracias a la expansión del suministro. Se crearon además 12 comercializadoras, con lo que el sector ya cuenta con 85 empresas de este tipo. 

En todo caso, el número de comercializadoras con un volumen de ventas superior al 5% del total asciende a solo seis, que son Gas Natural Fenosa, Endesa, Unión Fenosa Gas, Cepsa, EDP y BP. La tasa de cambio de suministrador equivalió al 13%, seis puntos menos que el 18% del ejercicio anterior, al tiempo que el porcentaje de clientes con tarifa regulada equivalió al 28%.


Fuente: Europa Press

miércoles, 6 de agosto de 2014

Donde dije verde, digo negro


Pancarta contra las prospecciones petrolíferas en la lonja del puerto de Castellón. / ÁNGEL SÁNCHEZ

La posición favorable del Gobierno a las prospecciones en el Mediterráneo pone en evidencia al PP valenciano, tras las críticas que dirigió a Zapatero “El paisaje beneficia a todos, el petróleo solo a la empresa inglesa que puede explotarlo. El petróleo es una energía antigua, sucia y a extinguir. Estamos en el tiempo no ya del oro negro, sino del oro verde”, decía el entonces diputado popular Esteban González Pons al ministro de Industria socialista, Miguel Sebastián, en febrero de 2010 en el Congreso. “No quisiéramos pensar que se autorizan prospecciones petrolíferas porque se trata de la Comunidad Valenciana”, seguía Pons, que emplazó al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero a optar por el “verde” y no por el “negro”. 

Con Mariano Rajoy en la Mocloa, se está optando decididamente por el negro. Ahora es un Gobierno del PP el que apoya las prospecciones. Las protestas sociales y de grupos ecologistas se han recrudecido en los últimos meses porque consideran tibia la oposición de la Generalitat para frenar un proyecto que, con la llegada del PP al poder en Madrid, ha pasado de ser una condena a una oportunidad

En marzo de 2011, el Gobierno de Zapatero autorizó a la empresa Cairn Energy la realización de sondeos sísmicos para buscar petróleo en los fondos mediterráneos. Hasta cinco zonas del Golfo de Valencia, de 7.380 hectáreas, fueron autorizadas. Inicialmente, el PP cargó contra ese proyecto. Ahora, esos permisos no solo no se revocarán sino que han pasado a considerarse estratégicos. “España podría ser parte de la solución para eventuales restricciones de gas ruso”, auguraba el ministro de Industria, José Manuel Soria, en junio. 

Ayuntamientos como el de Valencia o Cullera (ambos del PP) y la propia Generalitat valenciana presentaron recursos ante el Tribunal Supremo para tratar de paralizar el proyecto, pero fueron rechazados. El alto tribunal criticó duramente los débiles argumentos del Consell, asegurando que el recurso presentado carecía “del rigor técnico exigible” por su “generalidad” y falta de precisión. 

Las protestas hicieron que la empresa renunciara a realizar los sondeos sísmicos en la zona cercana a L’Albufera antes de haber obtenido la evaluación de impacto ambiental. Las mayores presiones vinieron, sin embargo, de la provincia de Castellón por la reserva natural de las islas Columbretes y los problemas derivados de la inyección de gas en el depósito de la plataforma Castor. “Es mejor no saber si hay petróleo o no, que seguro que hay y el día que alguien vaya a buscarlo se acabará el turismo en Castellón, la Comunidad Valenciana y Baleares”, decía en febrero González Pons ante cargos de su partido. 

Las autorizaciones de Industria permiten a la empresa desarrollar el proyecto en cuatro fases, desde la recopilación de información ambiental hasta la explotación del recurso. Las prospecciones del Golfo de Valencia están en la primera fase, que culminaría con la exploración sísmica. Con el Ministerio de Industria favorable a las prospecciones y a las puertas de obtener la declaración de impacto ambiental que dé luz verde, el Ministerio de Medio Ambiente ya ha dejado claro que los sondeos son una prioridad. El secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, defendió hace unos días los sondeos exploratorios porque es “razonable” que un Estado sepa de qué recursos energéticos dispone. “Luego se decidirá si explotarlos o no, si son reserva o son garantía, o si se pueden explotar con garantías medioambientales”, detalló el número dos de la nueva ministra, Isabel García Tejerina. 

Mientras Ramos hacía estas declaraciones, la consejera de Medio Ambiente, Isabel Bonig, mantenía una reunión con la ministra para pedirle “que la evaluación de impacto ambiental sea negativa”. La consejería sostiene que con esta expresión lo que se está pidiendo al Gobierno es que sea estricto en el cumplimiento de la ley. Fuentes de la consejería reconocen que, en caso de que la declaración de impacto saliera positiva, el único recurso que quedaría sería acudir a los tribunales para intentar parar un proyecto que en Canarias las gestiones del presidente, Paulino Rivero, con Industria e incluso con el presidente de Repsol, Antonio Brufau, no han logrado frenar. 

La contundencia de gobiernos como los de Baleares y Canarias, que han hecho de la lucha contra las prospecciones su estandarte, contrasta con la tibieza del PP valenciano. En marzo, el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, coincidió con el entonces ministro de Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, en unas jornadas sobre pesca en Valencia. Tras hablar con él sobre las prospecciones, aseguró que “a no ser que haya absoluta garantía de sostenibilidad y de mantenimiento de las condiciones actuales a través del estudio del impacto ambiental, no se producirían”. 

Organizaciones ecologistas, de pescadores y de vecinos han presentado alegaciones a la evaluación de impacto para mostrar su oposición a una exploración que la empresa Cairn Energy prevé que pueda comenzar a principios del próximo invierno. Ecologistas en Acción del País Valenciano, una de las más activas, alegó contra el proyecto el pasado mes de febrero. “La búsqueda de hidrocarburos en el Mediterráneo no supone más que perseverar en un modelo energético insostenible y moribundo, con graves consecuencias ambientales y sociales", explica Carlos Arribas, portavoz de los ecologistas. “No estamos en el Golfo Pérsico. En Tarragona, por ejemplo, donde ya hay pozos en explotación salen 8.000 barriles al día. Es muy poco teniendo en cuenta que España consume a diario 1,25 millones de barriles. No vale la pena”.


Artículo escrito por: Pilar Almenar Vara y Cristina Vázquez


jueves, 31 de julio de 2014

La venta de coches eléctricos se dobla en Europa


Un informe de Transport&Environment 
recoge que 50.000 vehículos se vendieron en 2013 


Las ventas de coches eléctricos se han doblado año tras año en Europa desde 2010, según un informe de la mayor ONG europea especializada en transporte sostenible, Transport & Environment (T&E), a partir de datos de la Agencia Europea del Medio Ambiente. Las últimas estadísticas indican que en 2013 los europeos compraron casi 50.000 vehículos enchufables, lo que representa un pequeño porcentaje sobre el total de coches (0,4%), pero que en opinión de T&E demuestra que este sector desempeñará un papel decisivo en el cambio hacia una movilidad más sostenible. 

En la UE se vende alrededor de una cuarta parte de todos los coches eléctricos. Los mayores mercados nacionales son Estados Unidos y Japón. Dentro de Europa, hay grandes diferencias entre Estados: mientras en Noruega y Holanda más del 5% de los coches que circulan por sus carreteras ya son eléctricos, en la mayoría del resto de países el porcentaje es muy inferior al 1%, recuerda el informe, publicado ayer. El texto recuerda también que los vehículos eléctricos tienen un cometido importante en la mejora de la movilidad, pero que “no son la panacea”. Afirma, por ejemplo, que salvo que la electricidad provenga de fuentes renovables, los beneficios en cuanto a dióxido de carbono pueden ser limitados “e incluso negativos en algunos países”. 

Más limpios por ley 

“El aumento en las ventas de estos coches es consecuencia de la necesidad de los fabricantes de innovar para cumplir los requisitos sobre emisiones de CO2 de la Comisión Europea”, explica Greg Archer, encargado de coche eléctrico en T&A. El Parlamento Europeo aprobó recientemente una estricta normativa contra las emisiones de dióxido de carbono producidas por automóviles. Los turismos nuevos fabricados después del año 2020 tendrán que emitir un máximo de 95 gramos de CO2 por kilómetro, un 25% menos que los 130 que fija el límite actual. 

El coche eléctrico, sin embargo, sigue enfrentándose a un escollo difícil de sortear en un contexto de crisis económica: el precio. “Es necesario animar a los ciudadanos a participar en sistemas de coche eléctrico compartido, como los que existen en París (Autolib) o en Berlín (Drive Now). Eso permitiría que más conductores se familiaricen con esta tecnología y lleguen a integrar su uso con el resto del transporte público”, asegura Archer.




Autóra: Elena Sevillano
Fuente: El País

miércoles, 30 de julio de 2014

El sector eólico instala en España un solo molino en lo que va de año



Ya no tiene ningún pedido pendiente. Las empresas renuncian a desarrollar 928 MW del registro de preasignación tras el "fuerte castigo regulatorio". 

El sector eólico apenas instaló un aerogenerador de 0,08 megavatios (MW) en el primer semestre del año y se ha quedado sin pedidos para el mercado nacional como consecuencia del "fuerte castigo regulatorio", indica en una nota la Asociación Empresarial Eólica (AEE). 

Tras la incorporación de este aerogenerador, instalado en Galicia, la potencia eólica total del sistema eléctrico nacional se sitúa en 22.970 megavatios (MW) a cierre del primer semestre. 

Durante los seis primeros meses del año también han entrado en funcionamiento los 11,5 MW de Gorona del Viento, en la isla de El Hierro, un parque experimental único en el mundo por su carácter híbrido eólico-hidráulico, con una retribución específica asignada exclusivamente a esa instalación. 

La AEE, que recuerda que la nueva regulación no incluye más incentivos para proyectos experimentales, considera que la reforma energética "hace muy difícil que se acometan nuevas inversiones en el país" debido a la inseguridad jurídica y a que la norma "no garantiza la rentabilidad razonable". 

"No está claro si acabarán por ponerse en marcha los 177 MW no instalados pero inscritos en el registro de preasignación", advierte la asociación, antes de asegurar que las empresas titulares de 928 MW inscritos renunciaron a instalar la potencia asignada como consecuencia de la nueva regulación. 

Cierre de fábricas 

La "sequía de nuevas inversiones" ya tiene un impacto directo en la industria eólica, que se ha quedado sin posibilidades de nuevos pedidos para el mercado doméstico y se enfrenta a la disyuntiva de cerrar fábricas y quedarse o marcharse de España, afirma la asociación. 

Ante esta circunstancia, AEE considera fundamental que el Gobierno reserve un "ligar destacado" a la eólica dentro del nuevo plan de impulso a la industria. "La difícil tesitura en que se ha situado a la eólica como consecuencia de la nueva regulación exige que se tengan en cuenta sus nuevas y difíciles circunstancias de cara a las nuevas decisiones regulatorias en ciernes", afirma, antes de recordar que esta tecnología ha sido la más afectada por los recortes en el sector eléctrico. 

Regulación pendiente 

El sector teme que las órdenes ministeriales pendientes de la reforma energética, entre ella la de interrumpibilidad o la de los pagos por capacidad, impliquen nuevos costes "con efectos devastadores" para la eólica. 

"En la segunda parte de la reforma fiscal en la que trabaja el Gobierno se deberían tener en cuenta las peticiones del sector en torno a la racionalización de los impuestos autonómicos de supuesto carácter medioambiental o la eliminación de la tasa del 7% sobre la generación eléctrica", afirma.


Fuente: Expansión

martes, 29 de julio de 2014

Las eléctricas empiezan las rebajas


El ahorro en la factura energética está en nuestra mano. / ÁLVARO GARCÍA

Tras la tormentosa retirada del sistema que establecía los precios del mercado eléctrico, el famoso sistema de subastas CESUR, que fue eliminado abruptamente por el Gobierno el pasado mes de diciembre tras comprobar irregularidades en dicho sistema. De hecho, según Industria, los consumidores, de media han pagado anualmente 300 millones de euros de más en el coste de la energía en su recibo eléctrico debido a las coberturas financieras que entraban en juego en el sistema de subastas, medido entre el precio medio del mercado y el efectivamente pagado. Esto supuso un sobrecoste de 1.160 millones de euros para los consumidores en los cuatro años de vigencia del modelo de subasta. 

El real decreto (PDF) aprobado en marzo fijó el nuevo mecanismo para determinar el precio de la energía en la tarifa eléctrica regulada, es decir, algo así como el 40% del recibo eléctrico que pagan unos 16 millones de consumidores, los usuarios de la antigua Tarifa de Último Recurso (TUR), que desde enero ha pasado a llamarse Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC). 

¿Cómo se calcula el precio ahora? 

Mediante este modelo, los consumidores pagan la electricidad consumida a un precio medio del mercado en el periodo de facturación. Aquellos que dispongan de contador con discriminación horaria, es decir, lo que se ha venido en llamar un “contador inteligente”, pagarán cada hora de consumo al precio exacto que haya tenido el mercado en ese momento, midiendo el consumo por horas. Si el usuario no tiene contador inteligente, la eléctrica calcula la media de todos los días del periodo de facturación, que seguirá teniendo carácter bimestral. Sin duda este es uno de los puntos más conflictivos en este comienzo de nuevas tarifas: sólo 7 millones de usuarios, un tercio del total, tienen este tipo de contador y ni siquiera todos están conectados para el nuevo sistema, por lo que el precio se fija por una media. De hecho, será para el 2018 cuando este sistema esté funcionando plenamente, tras la renovación de todo el parque de contadores. Según el Ministerio de Industria, este sistema supondrá una media de un 10% de ahorro para los consumidores, siempre que no se modifique la parte regulada de la tarifa; algo que, por otra parte ya ha ocurrido. 

El operador Red Eléctrica de España (REE) es el encargado de calcular y publicar los precios horarios y de poner a disposición del ciudadano las herramientas para gestionar su consumo. Asimismo, para los usuarios sin contador inteligente, se encarga de elaborar los perfiles de consumo que se elaboran de acuerdo con unos patrones de comportamiento, son públicos y se actualizan cada jueves. Existen tres perfiles (general, nocturno y vehículo) que responden a un tipo de tarifa y cubren tanto a los consumidores de tarifa (16 millones) como de mercado (más de nueve millones). Estos perfiles informarán de lo caro que es consumir más electricidad a las 10 de la noche en comparación a hacerlo a las ocho de la mañana (entre el 20% y 30% más caro). La información que publica REE da a conocer que hay un precio horario y la existencia de varias tarifas; ofrece la posibilidad de comprobar la factura; aclara el patrón de consumo que se va a aplicar al que no tiene contador inteligente y para qué sirve este, así como que está cobrando por la energía lo que cuesta. Igualmente, en el mismo sentido, la CNMC ha puesto a disposición de los usuarios acogidos al PVPC un simulador para que éstos puedan calcular los importes de facturación no incluyendo los que se encuentren en el mercado libre y a los que han aceptado las tarifas planas, aunque realmente estos últimos son muy pocos. 

Las eléctricas deberán compensar económicamente a los consumidores

Por otro lado, parece que el sistema se va a instaurar a partir de este mes de julio con una buena noticia: las eléctricas deberán devolver a los consumidores 153 millones de euros por haber cobrado de más en el segundo trimestre de este año, según los cálculos que maneja el sector. Tras establecer el Gobierno un mecanismo de compensación que fijó el precio de la luz para el primer trimestre en 48,48 €/MWh y que luego se amplió al segundo, resulta que las eléctricas tendrán que devolver lo facturado de más al haber sido el precio en el mercado inferior. La cantidad a devolver depende del consumo y la potencia contratada por cada consumidor, pero se calcula una media de 10-12 euros. Eso sí, siempre hablando de los consumidores acogidos al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor, los casi 10 millones de usuarios acogidos a tarifas libres estarán a lo dispuesto en sus tarifas. 

De hecho, este es un paso más en la liberalización del sector perseguida por el Gobierno y que trata de fomentar a las empresas eléctricas y a los consumidores, unas a ofertar tarifas eléctricas competitivas, y otros a acogerse a las mismas, de modo que acabe desapareciendo la tarifa regulada. Sin embargo, tanto la patronal del sector, como las asociaciones de consumidores coinciden (y debe ser en lo único en que lo hacen) en que aún queda para que esto ocurra, ya que ninguno de los agentes está preparado todavía.


Autor: Manuel González
Fuente: El País