sábado, 19 de diciembre de 2015

Cómo y cuanto se devolverá a los usuarios en el nuevo recibo de la luz




El sector eléctrico está viviendo estos días un cambio histórico, ya que las compañías han empezado a aplicar el nuevo mecanismo que determina el precio de la luz para unos 16 millones de clientes-la mayoría de consumidores domésticos y pymes- que tienen el denominado precio voluntario al pequeño consumidor (pvpc), lo que hasta hace poco era la TUR (Tarifa de Último Recurso). 

Este mecanismo fue aprobado por el Gobierno hace pocos meses después de que el Ejecutivo suprimiera las subastas trimestrales que fijaban la TUR, tras el escandaloso precio que resultó en la última de ellas, celebrada en diciembre de 2013 y anulada por la CNMC, y que hubiera obligado al Ministerio de Industria, Energía y Turismo a subir la luz en enero más de un 11%. 

Con el nuevo sistema, el coste de la energía de cada cliente con pvpc es, básicamente, el resultado de hacer la media de los precios diarios del mercado mayorista durante los dos meses de facturación. En ese mercado o «pool», las compañías compran y venden energía y, según las tecnologías de generación (eólica, hidráulica, gas, carbón, fotovoltaica, etc...), resulta un precio final diario. 

Este lo calcula Red Eléctrica de España (REE) de forma diaria en función de los precios por hora de la energía en el mercado y aplicando el perfil de un consumidor promedio. 

Por ejemplo, para un cliente que le facturen los consumos entre el 15 de junio y el 14 de agosto, la compañía eléctrica hará una media de los precios registrados en el mercado entre esas fechas y según su perfil (horas de mayor o menor consumo). 

Al coste de la energía hay que sumar, como se hace ahora, los peajes o costes fijos del sistema, como el transporte y la distribución. 

Un aspecto negativo del nuevo sistema es que no se puede conocer con antelación el precio de la luz, como sucedía hasta ahora. 

Demanda y climatología 

La aplicación del nuevo sistema que fija el precio de la luz no determina que la electricidad sea más cara o más barata. Ahora dependerá fundamentalmente de la demanda y de la climatología (los precios serán más baratos cuanto más viento y lluvia haya)

Lo que sí se puede adelantar es que los precios de la luz que se están aplicando en las facturas que reciben los clientes actualmente o lo van a hacer en las próximas fechas presentan leves descensos respecto al existente desde el 1 de enero pasado (supuso entonces un incremento del 2,3%) y que fue fijado por Industria de forma temporal basándose en un coste de la energía de 48,48 euros el megavatio hora (MWh). Esto se debe a que tanto mayo como junio han tenido unos precios medios por debajo de esos 48,48 euros.  
Si histórico es el cambio de sistema de fijación de precios de la electricidad, más aún lo es que en las primeras facturas que reciban los consumidores a partir de ahora se incluyan unas devoluciones de dinero que pueden oscilar de media entre los 25 y 34 euros, según la energía consumida en cada caso. Esto se debe a que el ministro de Industria, José Manuel Soria, se comprometió a que las eléctricas devolverían la diferencia resultante de refacturar los consumos de cada cliente del primer y del segundo trimestre con los precios resultantes en esos periodos respecto a los 48,48 euros establecidos de forma provisional. 

El precio medio entre enero y marzo ha sido muy bajo, de 23,75 euros, por lo que la devolución media es de entre 15 y 20 euros, según consumos. Fuentes del grupo E.ON, que fue el primero en aplicar el nuevo sistema de precios e incluir las devoluciones a sus 300.000 clientes, señalaron a este periódico que estas son de unos 16 euros de media. Desde Endesa, con más de 7 millones de consumidores, elevan esa media a 19 euros. Estas cantidades son similares en los casos de Iberdrola, con 4,6 millones de clientes, y de Gas Natural Fenosa, que tiene 2,6 millones. Las devoluciones del segundo trimestre serán menores, de entre 10 y 14 euros de media, ya que el precio de resultante de ese periodo ha subido a 38,97 euros.


Fuente. ABC

El precio de la luz disminuye un 0,1% en lo que va de año




La factura de la luz en España registró un descenso del 0,1% hasta noviembre, mientras que el coste que pagan los consumidores por el gas natural ha bajado un 15,1%. 

Esta disminución del precio de la electricidad en lo que va de 2015 se produce a pesar del aumento del 2,6% registrado en noviembre respecto al mes anterior, y del 0,4% en comparación al mismo mes del año pasado, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). 

El repunte del precio del recibo de la luz en noviembre se suma a los registrados en los meses de enero (+3,6%), abril (+1,6%), junio (+4,6%) y julio (+2,9%), y contrasta con los descensos de febrero (-5,2%), marzo (-0,4%), mayo (-1,4%), agosto (-3,3%), septiembre (-3,8%) y octubre (-0,8%). 

Por su parte, el precio del gas en España acumula un descenso del 15,1% en los once primeros meses del año, una bajada idéntica a la registrada en noviembre. A nivel mensual, el precio del gas disminuyó una décima en noviembre respecto al mes anterior. 

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo publicó ayer, viernes, en el Boletín Oficial del Estado (BOE) las órdenes de peajes de acceso de energía eléctrica para 2016 y la correspondiente a las instalaciones gasistas. 

Los nuevos peajes supondrán en enero una disminución media del recibo de la luz del 0,7% respecto a diciembre, del 2,8% respecto a enero de 2015, y una disminución del precio del gas natural del 3%. 

El sector eléctrico ya cerró el año 2014 con un superávit de 550,3 millones de euros, el primero en más de diez años, y el Ministerio de Industria prevé registrar otro de unos 250 millones de euros en el ejercicio 2015. 

La gasolina baja un 5,2% 

Por su parte, el precio de los carburantes y lubricantes acumula un descenso del 5,2% en lo que ha transcurrido del presente ejercicio. 

De hecho, el precio que pagan los consumidores en el surtidor registró una caída del 13% en el mes de noviembre respecto a hace un año, si bien a nivel mensual muestra que el coste no varió respecto a octubre. 

En esta caída del precio de la gasolina y el diésel influye el descenso del precio del petróleo, que ha llegado a situarse en mínimos desde 2008, al colocarse por debajo de los 40 dólares. 

Otros tipos de combustibles acumulan un descenso aún mayor en los once primeros meses del año (-13,6%), tras registrar un notable descenso del 21% en noviembre, un coste un 0,9% inferior al de octubre.


Fuente: Expansión