miércoles, 19 de marzo de 2014

Las granjas de cerdos, últimas damnificadas del recorte en renovables



Los recortes presupuestarios acometidos en España amenazan la supervivencia de cientos de granjas porcinas. 


Durante años, miles de criadores de cerdos de todo el país enviaron toneladas de desechos porcinos a las 29 plantas eléctricas del país, que recibían importantes subsidios del Gobierno. 

Las instalaciones utilizaban el calor de la generación de electricidad para convertir los residuos en fertilizantes. El mes pasado, tras conocerse los últimos recortes a los subsidios, todas las plantas, a excepción de una, han visto amenazada su supervivencia. 

La regulación europea limita el volumen de desechos porcinos que un granjero puede arrojar a sus tierras. Los granjeros creen que, si se ven obligados a pagar una cuota para transportar estos residuos, sus escasos márgenes de beneficios se evaporarán. El martes, unos mil criadores de cerdos y empleados de las plantas de tratamiento se manifestaron arrojando el contenido de cientos de botellas de residuos frente al ministerio de Energía. 

Los criadores de cerdos son los últimos afectados por los recortes introducidos por todos los gobiernos europeos, que intentan reducir sus abultados déficit presupuestarios y responden al descontento del electorado ante el incremento de la factura de la electricidad. 

Durante 15 años, Alemania,_Reino Unido y otros países como España introdujeron los subsidios a las energías renovables como forma de combatir el cambio climático. Sin embargo, a medida que la economía europea fue retrocediendo, los Gobiernos optaron por adoptar políticas más rentables, dejando de lado las políticas que luchaban contra el cambio climático. 

El problema de España parece ser más grave, ya que los recortes han sido más extremos. Durante años, el Gobierno obligó a las compañías a subvencionar los proyectos de energías renovables, acumulando un importante déficit tarifario. La reforma energética anunciada el pasado verano tenía previsto reducir el crecimiento de este desfase en la tarifa a costa del contribuyente, pero el Gobierno cambió de planes y decidió introducir más recortes de las plantas eólicas y solares. 

Los criadores de cerdos utilizan los residuos de los animales como fertilizante de sus tierras. Después de que la UE decidiera imponer límites a esta práctica, el Gobierno decidió conceder subvenciones a las centrales eléctricas que procesaran los residuos porcinos. Los recortes anunciados por el Gobierno tendrán carácter retroactivo hasta julio de 2013. 

Al no estar dispuestos a asumir las pérdidas derivadas de esta decisión, los propietarios de algunas plantas prefieren cerrarlas. Se calcula que unas 4.000 granjas se verán afectadas por estas medidas. 



Artículo escrito por: Ilan Brat
Publicado en: Expansión.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada