miércoles, 14 de enero de 2015

La nueva bombona de butano de Repsol


Nuevo 'look' para el butano 

Repsol ha decidido cambiar la imagen de su tradicional bombona de butano. Cincuenta años después de su nacimiento ha llegado la hora de un cambio de 'look'. La compañía ha decidido dar un paso hacia el futuro y renovar su parque de bombonas en España y Portugal para lanzar un producto más atractivo y cómodo para el cliente. 

Repsol tiene previsto el lanzamiento de 470.000 nuevas bombonas en toda la Península Ibérica, entre las de 6 y las de 12,5 kilogramos, en los próximos cinco años. 

Botella K6 

En España, la petrolera acaba de poner a la venta la botella K6, una nueva bombona, con la que busca atender las necesidades de los clientes que exigen una mayor comodidad y autonomía, tanto para el uso doméstico tradicional, como para el segmento de ocio y el profesional, el principal vector de crecimiento de este hidrocarburo y el que se espera que se convierta en el futuro de esta energía conforme siga avanzando la penetración del gas natural canalizado. 

La nueva K6, que contiene obviamente 6 kilogramos de butano, se puede adquirir ya en la Comunidad Valenciana, Murcia, Cataluña, Baleares, Galicia y Asturias. Su venta en el resto de España, excepto en Andalucía, está prevista que se inicie durante este mes de diciembre y se espera que el próximo febrero se haya extendido ya por toda la geografía española. El retraso en Andalucía se produce por ser la comunidad que más la consume y por su tamaño. 

En un primer momento, la nueva bombona se podrá adquirir en más de 400 estaciones de servicio del grupo Repsol y en seleccionados. A partir de febrero, la petrolera iniciará la campaña de marketing comercial para darle a conocer al cliente este nuevo producto. 



Fuerte inversión 

Según indicó a este diario el director de Staff Comercial de GLP Mundial de Repsol, Santiago Pérez, la petrolera prevé invertir 3,8 millones de euros en esta promoción, una cantidad muy considerable si se tiene en cuenta que el cambio de estas bombonas supondrá un desembolso de 12,7 millones de euros. Además, se trata de un envase que es compatible con la instalación en la que se usa ahora la tradicional bombona de 12,5 kilogramos. 

En el primer año, la compañía prevé poner en el mercado español un total de 134.000 bombonas de 6 kilogramos y prevé alcanzar las 370.000 bombonas en cinco años, lo que supone incrementar el actual parque de bombonas de este tipo, que según la compañía se sitúa en estos momentos en 250.000 botellas. Toda una apuesta por el crecimiento de este envase. 

El precio que se tendrá que pagar por esta bombona será el mismo que ahora, es decir, alrededor del 75 por ciento de lo que se paga por la tradicional bombona de 12,5 kilogramos. 

España, no obstante, tendrá que esperar para recibir la nueva bombona en tamaño de 11 kilogramos. Tal y como asegura la empresa, al tratarse de un precio regulado por el Estado no resulta rentable realizar la inversión en la renovación de estas bombonas. Por contra, la compañía ha decidido ya dejar a un lado la tradicional bombona de acero en Portugal y allí sí que la cambiará gracias a que su precio liberalizado sí se lo permite. 

Nueva tecnología 

En un primer momento, Repsol planea lanzar 40.000 envases de 11 kilogramos en Portugal, con la diferencia de que allí la sustituta natural de la bombona tradicional será azul para diferenciarse. La compañía quiere alejar la imagen de que la bombona de butano es un producto sólo para personas mayores o de poder adquisitivo reducido apostando por una imagen de futuro. 

Para ello han apostado por los nuevos usos de esta tecnología, principalmente, el uso al aire libre y en campings, ya que consideran que serán estos usos los que permitirán que este sector retome el pulso perdido en los últimos años. 

La propuesta del envase Comet (Composite y Metal) del fabricante Amtrol Alfa combina las prestaciones de tamaño, ligereza y robustez que buscaba Repsol. De hecho, esta misma bombona también se utiliza por Disa. 

Además, los usuarios de la nueva bombona de Repsol van a ser pioneros en la utilización de un envase que permite un elevado grado de reciclaje, con lo que la empresa da un nuevo paso en su compromiso con la conservación del medio ambiente y el desarrollo sostenible. 

La petrolera está realizando en estos momentos campañas de fomento de la utilización del butano para navegación como en el proyecto Peixe Verde, que ya alcanza a alrededor de 200 embarcaciones en Galicia. Este proyecto consiste en utilizar este hidrocarburo como propulsor y no el habitual gasóleo. 

El nuevo envase además está homologado internacionalmente tras haber sido sometido a las pruebas de laboratorio más rigurosas. La bombona ha superado los análisis realizados por la consultora alemana Tüv, de acuerdo con los requisitos de normas internacionales. Además, estos nuevos recipientes han sido sometidos a rigurosas pruebas en el Centro Tecnológico de Repsol para estudiar la idoneidad técnica de estos envases, tanto en los 6 como en los 11 kilogramos, frente a todo tipo de agresiones externas. 

Entre las novedades de este envase figura una combinación de materiales como lámina de acero, resina, fibra de vidrio y polipropileno, que reduce su peso en más de la mitad respecto al modelo tradicional. 

Las nuevas bombonas están especialmente pensadas para el reciclaje. El cuerpo interior está prensado y triturado en pequeñas piezas de las que se extrae el acero magnéticamente. Además, el refuerzo de polipropileno y fibra de vidrio, tras ser triturado hasta un tamaño de partículas adecuado es utilizado para la fabricación de paneles como los del cierre de bandejas de camión. Nace el color butano 

En 1957 nace Butano para surtir de energía económica a los españoles. Esta empresa recoge la experiencia previa de otras similares en Europa para comercializar este hidrocarburo envasado. 

La red de distribución de Campsa y de lubricantes Repsol sirvió al principio para distribuir las primeras bombonas, pero pronto se quedará pequeña y hará falta una red propia. Escombreras (Cartagena) acogerá el primer centro de llenado de botellas, que empezará a hacer llegar botellas tanto a Madrid como a Valencia. En los años posteriores el negocio crece inmerso en los Planes de Desarrollo. Se inauguran nuevas plantas en Valencia, León y Barcelona, y además se fabrican buques para ampliar la red de suministro. Entre 1964 y 1968 se botan nueve naves, mientras el transporte por carretera mejora mediante licencias por cada zona. Este desarrollo en la década de 1960 se mantiene, y además se invierte en tecnología para mejorar la calidad. 

La llegada de la democracia supone la creación del Instituto Nacional de Hidrocarburos, entidad a la que pasan las acciones de Butano. Y en 1986 se constituye la sociedad Repsol, de modo que Butano pasará ese mismo año a denominarse Repsol Butano. Al año siguiente se liberaliza totalmente el mercado energético y el Grupo Repsol se consolida como el primer agente comercializador del país. 

A finales de la década de 1980 y a principios de 1990 se inauguran nuevos centros de atención al cliente, pero desde el crecimiento del gas natural el sector ha ido reduciendo su peso en España.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada