miércoles, 27 de marzo de 2013

Facilitar el acceso al credito a los propietarios que opten por certificar energeticamente sus viviendas

En un país con gran dependencia energética como es el nuestro, y considerando que el 40 por ciento de la energía consumida corresponde a las edificaciones el tema de las certificaciones de eficiencia energética en edificios es de gran importancia. No solo en la obligatoriedad o no de hacerlas sino tambien en las condiciones de financiación que tiene el sobrecoste que tiene hacer la ceertificación y las obras necesarias para mejorar la eficiencia energética de una vivienda que se desprenderan de las conclusiones a las que se llegen. Hablando claro ¿Se apoyara desgravando en la contribución a las personas que inviertan en eficiencia energética en su hogar?

Noticia tomada de: Econoticias

El decano de Murcia y presidente de todos los Ingenieros Técnicos Industriales de España, José Antonio Galdón, asegura que el certificado de eficiencia energética de las viviendas y edificios, que entrará en vigor en junio en base a la normativa europea, tendrá efectos muy positivos tanto para el ciudadano como para la mejora de la economía y de diversos sectores como el de la construcción, aunque para ello, opina, que deberá haber medidas de estímulo y una correcta información. 
En un país con gran dependencia energética como es el nuestro, y considerando que el 40 por ciento de la energía consumida corresponde a las edificaciones, "se hace muy necesario el adoptar medidas para optimizar el consumo y concienciar a los ciudadanos de la importancia que tiene tanto para el conjunto de la sociedad como para el individuo en cuestión", y todo ello enmarcado dentro de los objetivos fijados en el protocolo de Kyoto, y que en este caso da lugar a la directiva 2010/31/UE. 
Los factores económicos "nos recomiendan disminuir nuestra dependencia energética y ello se consigue disminuyendo el consumo y con la utilización de fuentes renovables, lo que en su conjunto produce unos efectos medioambientales positivos". Pero además, un factor importantísimo "es el ahorro económico en las familias y que podrán experimentar mes a mes con la disminución de las facturas energéticas", ha añadido en una entrevista concedida a Europa Press. 
En esta línea y a través de la certificación energética "podremos tener la información precisa del grado de eficiencia energética de la edificación que vamos a comprar, vender o alquilar, y será un aspecto decisivo para tomar cualquier decisión"
Por un lado otorgará valor añadido a aquellas viviendas que tengan un elevado nivel de eficiencia energética (A, B) y aumentará sus posibilidades de éxito en el "maltrecho" mercado inmobiliario, y por otro fomentará la rehabilitación energética de edificaciones con baja eficiencia, por cuanto verán disminuidas sus posibilidades de venta o alquiler. 
Esto a su vez permitirá un cierto alivio al sector de la construcción e instalaciones que pueden tener aquí unas nuevas oportunidades de trabajo que sin duda son necesarias, ha afirmado. 
Pero para que esto sea posible, Galdón entiende que debería ser la administración la que de alguna forma incentive estas inversiones, que aunque quizás no pueda ser de forma directa a través de subvenciones, si se podrían estudiar fórmulas de incentivos vía contribución urbana o similar, de forma que se premie a las edificaciones eficientes, de forma similar a lo que ocurre con los vehículos

FACILITAR ACCESO AL CRÉDITO 

Hay que tener en cuenta, que aunque se puedan conseguir retornos de inversión relativamente cortos, las familias españolas, por lo general, "tenemos poca capacidad para afrontar inversiones y en este sentido también se debería trabajar con el sector bancario para que facilitase el acceso a este tipo de créditos"
Pues, ha insistido, a través de la certificación energética de la vivienda, se tendrá información sobre el grado de eficiencia energética de la misma, así como se valoraran y definirán las mejoras a realizar para aumentar la misma, incluyendo un estudio de la amortización de las mismas en función de la disminución del consumo energético, "y aunque con muchas variables su precio estaría entre los 250 y 300 euros". 
Este certificado acompañará a las escrituras de compra-venta de las viviendas, y a los contratos de arrendamiento, con lo que habrá una mayor transparencia e información sobre las mismas, y además a partir de la entrada en vigor del decreto, "el nivel de certificación tendrá que ser visible en los carteles e información del edificio en cuestión que se venda o alquile"
Este decreto, que previsiblemente entrará en vigor a partir del 1 de junio, tiene su máxima aplicación en las viviendas individuales y no de forma obligatoria en todo el edificio o las instalaciones comunes de los mismos, aunque, ha afirmado Galdón, "si que servirá de estímulo para la realización de mejoras de todo aquello que influya de forma directa en el consumo energético". 
En esta línea y para edificaciones antiguas "toman vital importancia las envolventes del edificio", que al tratarse de elementos comunes tendrán que realizarse de forma consensuada con todos los propietarios "y puede propiciar una mejora general del edificio y todas sus viviendas". 
Este, ha apuntado, "sería el aspecto mas importante desde el punto de vista energético, aunque también podrían adoptarse otras medidas encaminadas a la reducción de consumo de los servicios comunes con la instalación de lámparas de led, detectores de presencia o ascensores eficientes". 
Desde el Colegio de Ingenieros Técnicos de la Región de Murcia llevan ya desde el año 2006 formando expertos en certificación energética y en la actualidad cuenta con más de 500 profesionales dedicados a esta materia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada