lunes, 7 de julio de 2014

¿Se pueden recargar las pilas no recargables?


Muchas de las pilas convencionales no recargables que empleamos en usos domésticos son susceptibles de una o varias recargas parciales después de su primera utilización. 

Para ello, una vez agotado su primer uso y debidamente envuelta en un film transparente, de plástico, para aislarla de la humedad, podemos introducirla en un refrigerador o congelador a temperaturas inferiores a 0º C durante unas 24 horas. Con ello, se logra que la polaridad del sistema se invierta y se recargue parcialmente la batería.

Desgraciadamente esta estrategia para la ampliación de la vida útil de las pilas no recargables es muy limitada por el bajo número de recargas efectivas y el escaso tiempo de uso de cada ciclo. 


Ricardo Díaz Martín es decano del Colegio Oficial de Químicos de Madrid, director del máster universitario en Energías Renovables CEU-San Pablo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada