lunes, 28 de julio de 2014

¿Cómo reducir la potencia contratada?



Algunos nos habéis preguntado cómo se puede rebajar la potencia contratada, para no pagar energía de más. Para ello, lo primero que se debe hacer es contactar con la comercializadora -la compañía que cobra la luz-, para que solicite la reducción a la distribuidora -la compañía que suministra energía, la instala y lee el contador-. Únicamente deben cobrar poco más de 10 euros por la solicitud. 

El cambio requiere que un técnico acuda a la vivienda y modifique el ICP -un interruptor de control de potencia-, para que se adapte a la nueva potencia. 

Esta reducción provocará que ese ICP salte antes cuando se conectan varios aparatos eléctricos a la vez, y al saltar se cortará el suministro de luz, que deberá volver a conectarse para que regrese la energía. 

Con los nuevos contadores, ese ICP estará integrado en el contador, por lo que no sería necesario que un técnico vaya a la vivienda para modificar la potencia. 

El ICP no protege al usuario de esos cortes, al contrario: el ICP los provoca. 

Esos cortes no deben suponer ningún daño ni para la instalación eléctrica del domicilio ni para los aparatos eléctricos o electrónicos que estén conectados a esa red, como algunos habéis sugerido. Aunque, como ocurre con cualquier otro corte de suministro de energía, algunos equipos, como los ordenadores, pueden ser más sensibles a sufrir incidencias. 

Si actualmente nunca salta el ICP en casa, ésa es una buena pista para saber que quizá la potencia contratada sea excesiva.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada