lunes, 7 de julio de 2014

El Gobierno prevé ahorrar 7.700 millones con el nuevo fondo de eficiencia energética


Un expositor de bombonas de Cepsa. / RAÚL CANCIO

El Consejo de Ministros ha incluido tres medidas para el sector energético en el real decreto ley aprobado este viernes: el nuevo régimen retributivo del sector gasista, que tendrá un impacto de 238 millones en las empresas del sector; la liberalización del propano y butano y un Fondo Nacional de Eficiencia Energética con el que espera reducir la factura petrolera en 7.700 millones de euros hasta 2020. 

Con este fondo de eficiencia energética, el Gobierno da cumplimiento a la directiva de la UE sobre la cuestión y que establece la obligación de un ahorro acumulado de 16 millones de toneladas equivalentes de petróleo (tep) hasta 2020. Para cumplirlo, el fondo se dotará con aportaciones de las empresas que actúan en el sector (comercializadoras de gas y electricidad y los operadores de productos petrolíferos al por mayor) y de fondos comunitarios FEDER. En principio, estará dotado con 370 millones (200 de las empresas), lo que permitirá movilizar una inversión asociada de unos 2.450 millones, según estimaciones del Ministerio de Industria. Las medidas que se llevarán a cabo permitirán, según los cálculos, un ahorro total de 11,3 millones de tep para los seis años, lo que equivale a evitar importaciones de petróleo por valor de 7.700 millones de euros. La importaciones actuales superan los 40.000 millones de tep. 

El fondo, que además de apoyo económico y financiero aportará asistencia técnica y formación, va dirigido especialmente a los sectores de edificación, industrial y transporte. En el caso español, el primero es el que tiene mayor potencial de ahorro y se llevará el 42% de las inversiones previstas; el industrial, que recibirá actuaciones dirigidas a reducir la factura energética y mejorar la competitividad, el 39%, mientras que el transporte, que representa el 50% del consumo energético total en España, tendrá el 14% de las inversiones. El 5% restante se reparte entre servicios públicos (3%), agricultura (cerca del 2%) y comunicación, con una mínima parte. 

Recorte de las retribuciones al gas 

El nuevo régimen retributivo del sector del gas, que trata de lograr un sistema económicamente sostenible que minimice costes y acabar con el incipiente déficit de tarifa del sector, que a finales de 2013 se elevó a 400 millones, cifra que se doblaría a finales de 2014 si no se toman medidas. Con las medidas, el déficit se quedará entre 600 y 700 millones, según las previsiones de Industria, que asegura que se eliminan nuevas generaciones de déficit. Ese déficit será reconocido a final del presente ejercicio y se cargará durante 15 años al recibo. Las nuevas retribuciones se alinearán de acuerdo a la demanda. 

Para eliminar el déficit se han aprobado nuevas normas retributivas con un impacto de 238 millones de euros, que afecta de manera proporcional a cada una de las actividades (distribución, 46%; transporte, 41%; plantas de regasificación, 10%, y almacenamientos subterráneos, 3%), y se eliminan las actualizaciones automáticas existentes con el régimen actual, que es independiente de su utilización y el riesgo de demanda lo asume el consumidor. En el nuevo régimen ese riesgo lo asume el operador al tener una parte de la retribución variable. La segunda parte de la reforma, que se llevará a cabo a lo largo de este año, se refiere a la reorganización del mercado y elevará el coste a unos 400 millones. 

En ese sentido, los activos de transporte serán retribuidos en función de la demanda y de forma homogénea, considerando su valor neto y una vida útil de 40 años. La retribución de las nuevas inversiones en distribución dependerá del número y tipo del gas vendido ajustándose a los ingresos por peajes obtenidos por cada tipo de consumidor para evitar subvenciones cruzadas. Se incentiva la gasificación de nuevos municipios. En almacenamiento y plantas de regasificación la retribución se fijará en función del gas gasificado. La retribución total actual asciende a 3.350 millones y en ella están los costes del programa Castor, por valor de 150 millones. 

Parte variable en los pagos al sector 

Para garantizar la sostenibilidad durante los próximos seis años y evitar la generación de nuevos déficits se limitará el déficit máximo anual en el 10% de los ingresos, de modo que si un año supera ese porcentaje se incrementarán automáticamente los peajes con el objeto de recuperar la cuantía sobrepasada. Asimismo se incrementarán los peajes si el déficit acumulado supera el 15% de los ingresos, es decir 500 millones de euros. Además, para limitar la posible volatilidad en los precios que podría producirse, una parte del riesgo será asumida por el operador de las instalaciones, de forma que las retribuciones incorporarán una parte variable. El eventual desajuste será financiado por los sujetos del sistema durante los siguientes cinco años de forma proporcional a su retribución. 

En las medidas aprobadas en propano y butano se da un paso en la liberalización pasando a ser de precios libres las bombonas llamadas ligeras (las que tienen una tara de nueve kilos, 12,5 llenas). Es decir, la bombona y de mayor consumo (con una cuota del 75% del mercado) mantendrá el precio máximo, ahora en 17,50 euros. Además, mantiene la obligación de reparto domiciliario de la bombona pesada y se elimina la exclusividad de los contratos, de manera que el distribuidor puede repartir cualquier marca.


Publicado en: El País

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada