viernes, 19 de diciembre de 2014

El petróleo barato golpea el futuro de la energía verde


Las inversiones en nuevas iniciativas empresariales se mueven a golpe de incentivo. Hay mucha demanda en un área concreta, se desarrollan nuevos proyectos. Se encarece un determinado productivo, surgen inversiones en otros productos capaces de sustituirlos... 

Y esto es lo que viene sucediendo con el petróleo. Muchas iniciativas en energía limpia se han desarrollado al calor del encarecimiento del petróleo. Pero ahora el crudo se ha embarcado en una tendencia a la baja en los últimos seis meses, lo que ha puesto en jaque las cotizaciones de las grandes compañías de energías limpias, según informa hoy Financial Times. 

Las acciones de la danesa Vestas, el mayor proveedor de aerogeneradores del mundo, cayeron con fuerza después de que el precio del crudo se desplomara tras la decisión de la OPEP de finales de noviembre de no recortar su producción. Y la cotización aún está hoy un 11% por debajo de los niveles de entonces. El gigante chino de paneles solares Yingli Green Energy y el fabricante estadounidense de coches eléctricos Tesla han sufrido incluso caídas mayores. 

Está por ver en qué medida esta caída de las cotizaciones tiene reflejo en una merma de las inversiones en energías verdes, que han escalado a escala global desde los 60.000 millones de dólares hace una década hasta los casi 251.000 millones de dólares el año pasado. Las inversiones han venido creciendo impulsadas por los subsidios a las renovables y aupadas por un petróleo caro (que en los últimos años se había instalado cómodamente por encima de los 100 dólares por barril). 

De momento es demasiado pronto para poder augurar con certeza si habrá un impacto significativo en las tendencias de las inversiones en renovables por la caída de los precios del petróleo. Pero la historia sugiere que el impacto podría ser grave, dice Financial Times. 

Cuando los precios del crudo se dispararon en los setenta en plena crisis del petróleo, se inició lo que parecía una nueva era de la energía verde, sobre todo en Estados Unidos. Los paneles solares llegaron al tejado de la Casa Blanca, entonces ocupada por el presidente Jimmy Carter, mientras que una serie de medidas de eficiencia energética se pusieron en marcha. Cuando los precios del petrólero bajaron, también desaparecieron los paneles solares de la Casa Blanca, ya con Ronald Reagan al mando, así como muchas inversiones en eólica y solar. 

Hoy es la preocupación por el cambio climático la que anima a muchos países a impulsar sus energías limpias (con subsidios a las renovables) y a promover medidas de eficiencia y ahorro energéticos. Pero la caída actual del petróleo, a la espera de ver si es sostenida, puede arruinar los incentivos económicos para promover energías verdes.


Fuente: Expansión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada