domingo, 19 de enero de 2014

La factura verde alcanza los 9.300 millones en 2013


La CNMC respalda a Soria en su decisión de acabar con el modelo actual de subvenciones y crear un nuevo sistema que garantiza una rentabilidad mínima, pero evita evaluar el impacto económico del proyecto hasta que el Gobierno concrete más la retribución que percibirán los inversores. 

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) respalda al Gobierno en su decisión de poner fin al sistema de primas del que hasta ahora se beneficiaban las energías renovables. El superregulador aprobó el pasado 17 de diciembre (aunque lo ha anunciado hoy) el informe sobre la propuesta de real decreto que regula la producción de las renovables, la cogeneración y los residuos, en el que valora favorablemente que los incentivos económicos a estas energías se vinculen a ratios de eficacia y eficiencia, y no sólo al volumen de energía producida. 

EL PRECIO DE LAS RENOVABLES EN LOS COSTES REGULADOS.


"La CNMC considera que es necesario compatibilizar el mantenimiento de los incentivos que reconocen los méritos medioambientales y socioeconómicos de estas formas de producción de energía eléctrica con el sostenimiento económico del sistema", dice el nuevo supervisor, que entiende que el nuevo sistema diseñado por el Ministerio de Industria permite "minimizar el coste final para el consumidor". Esto es, el regulador respalda que se siga incentivando económicamente la generación de energías renovables, pero no el sistema de primas actual. 

La CNMC, sin embargo, no evalúa el alcance económico de los planes del ministro de Industria, José Manuel Soria, por no disponer aún de los parámetros concretos que fijarán la retribución que recibirán estas energías. Unos parámetros que deberán concretarse en el futuro reglamento que desarrolle el contenido del decreto. 

9.300 millones en primas en 2013 

La CNMC subraya que la factura de las primas a las renovables representan alrededor del 45% del total de los costes regulados del sistema eléctrico (peajes de acceso) tras dispararse durante la última década. En concreto, según se recoge en el informe,las últimas previsiones de la CNMC, apuntan a que las primas de las energías del régimen especial (renovables, cogeneración y residuos) alcanzaron los 9.322 millones de euros en 2013, cerca del 45% de los costes de acceso del sistema. La factura de las energías verdes se ha más que duplicado desde 1998. 

Las primas a la producción eléctrica a partir de fuentes de energía renovables, cogeneración y residuos ha sido el componente de los costes de acceso que ha registrado un mayor incremento en los últimos años, originado por el aumento de este tipo de generación, que en el caso de determinadas tecnologías ha superado con creces los objetivos de potencia instalada", advierte el regulador en su informe. Y es que, según se recoge en el informe, el método de retribución aplicado hasta ahora "ha tensionado significativamente los peajes, ya que los costes de retribución del régimen especial han sido desde el año 2007 uno de los que, en mayor cuantía, han contribuido al desvío producido en los últimos ejercicios" 

QUIÉN ES QUIÉN ES LOS COSTES DEL SISTEMA ELÉCTRICO.


Garantizar la rentabilidad 

El Gobierno parece decidido a reducir la factura que para el sistema eléctrico representan los incentivos a las renovables. La reforma eléctrica diseñada por Industria pone fin al actual sistema de primas, que daba una subvención en función de la energía producida y según el tipo de tecnología (eólica, termosolar, fotovoltaica...). 

El nuevo sistema que propone Soria también contempla una incentivo que complementará los ingresos procedentes de la venta de la energía en el mercado, pero éste dependerá de los costes de inversión asumidos y de los costes de explotación. Con carácter general, y según los planes adelantado por el Ejecutivo, las renovables recibirán un incentivo que garantizaría una rentabilidad con carácter general de en torno a un 7,5% (la rentabilidad del bono español a diez años más 300 puntos básicos). Un nuevo sistema, además, que tendrá carácter retroactivo. 

La propuesta del Gobierno establece una retribución que cubra los costes de inversión que no pueda recuperarse a través del mercado y, si es necesario, otra retribución que cubra la diferencia entre los costes de explotación de la instalación y el precio de mercado. Además, se contemplan retribuciones adicionales específicas para instalaciones que finalizan su vida útil regulatoria (la que da derecho a percibir el incentivo) o las situadas fuera de la Península. El sistema establece periodos de retribución de 6 años (el primero concluirá a finales de 2019), tras los cuales se revisarán algunos parámetros, y también unos semiperiodos de 3 años, tras los que se actualizarán otros componentes. 

El secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, llegó a comparar ayer la implantación acelerada de renovables en España y el sistema de primas que la acompañó con el Titanic. "Y el barco a punto estuvo de chocar con el iceberg", dijo Nadal. En este sentido, Nadal arremetió contra el anterior Gobierno por "olvidar el vértice de la competitividad" en su política energética y por introducir unas tecnologías renovables "enormemente caras en las que España y el resto de los consumidores se hipotecaron para pagar la curva de aprendizaje del resto del mundo". "El problema no es tanto el 'mix' como la forma en que se hizo el camino hasta aquí", señaló.

Publicado por David Page en Expansión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada