viernes, 31 de enero de 2014

Reciclar agua de lluvia para uso doméstico



La idea de reciclar agua de lluvia no es para nada novedosa y tampoco algo impensable si tenemos en cuenta que en realidad es lo que hacen los embalses, por lo que supone ahora un buen método para que en casa podamos ahorrar en el consumo de agua potable o en el caso de que la sequía o escasez de agua sea realmente un problema. 

Muchas personas ya cuentan con sistemas que les permiten reciclar el agua de lluvia para uso doméstico, pero ahora ya vamos a poder encontrar casas que cuentan con un sistema incorporado y que nos permita recoger agua caída del cielo sin problema. Por ejemplo, en Galicia, la Consejería de Vivienda de la Xunta ya ha aprobado una norma que obliga a los constructores a edificar las nuevas viviendas con esta tecnología. Por su parte, algunas zonas de Levante y de las islas Baleares llevan desde hace tiempo instalando este tipo de equipos. 

Pensad que el consumo de agua medio en una casa y por persona, es de 150 litros diarios entre lo que se destina al inodoro, la lavadora, la limpieza general o el riego, lo que significa que podríamos utilizar para todo ello el agua de lluvia sin problema. Y en el caso de tener que beberla también se podría incorporar a su técnica de recogida, otro de depuración. 

Pensemos también en la poca cantidad de lluvia que en teoria se necesita para abastecer un hogar. Por ejemplo un chubasco de 30 litros/m2 y sobre una superficie de recogida de 150 m2, puede llevarnos a recoger 4.500 litros de agua que además al no contener cal, sería perfecta para tuberías y desagües de lavadoras. 

Cómo funciona un sistema de recogida de aguas doméstico.

Esto sistemas de recogida de los que os hablamos no se limitan a un cubo de gran superficie en el balcón o en el patio. Son sistemas que nos instalan empresas especializadas y que tienen en cuenta la cantidad de lluvia media sobre la zona en la que se coloca, así como el tamaño del tejado o cubierta sobre los que se instalan. 

No es más que un deposito que actúa como un contenedor subterráneo. Su funcionamiento es simple, ya que cuando llueve el agua del tejado se desplaza por unos canalones, se filtra, y se almacena en el tanque. Dentro de casa se instala una red paralela a la del agua potable que va suministrando el agua de lluvia mediante un equipo hidráulico. Algunos modelos incorporan incluso sensores de modo que le dan prioridad al agua recogida cuando se detecta que el tanque se ha llenado. 

Si el depósito se agota, el sistema enciende un control de abastecimiento que lo conecta automáticamente al agua de la red. Otros equipos son capaces de rellenar los depósitos con agua de otras procedencias aunque estos no son del todo recomendables. 

En España, tenemos varias empresas especializadas que ofrecen varios sistemas y equipos, e incluso se encargan de tramitar las posibles subvenciones de las administraciones para su instalación. Si quieres instalarte uno de estos sistemas siempre es mejor que preguntes a los responsables institucionales locales y autonómicos de vivienda y medio ambiente.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada