miércoles, 12 de febrero de 2014

Más malabarismos eléctricos


Una vez más el estado nos sorprende con un balanceo de peajes introduciendo cambios que, en general, pueden suponer una bajada en el coste de la factura, pero a costa de penalizar fuertemente los suministros más ociosos (segundas viviendas), más eficientes o simplemente los más afectados por la pobreza energética, además de aquellos suministros profesionales, tanto en baja como en alta tensión.


Como ocurriera en Agosto del año pasado, se ha vuelto a hacer cambalache de peajes, subiendo la parte de la potencia (el fijo de las facturas) de todas las tarifas y bajando la parte de energía (el consumo de las facturas) en consumidores domésticos y pequeñas empresas, pero con una sorpresa, en consumidores de mayor consumo, con tarifas mayores, la parte de la energía ¡también sube!:




De estos cambios, llaman la atención varios aspectos:
  • Las variaciones de los peajes de potencia es justo al revés que las del pasado agosto: Los consumidores domésticos suben bastante más que los profesionales.
  • En la energía, bajan más las tarifas domésticas tipo 2.0 Las tipo 2.1 no lo hacen con tanta intensidad
  • Las tarifas profesionales de baja y alta tensión (3.0A, 3.1 y 6.1) verán incrementados tanto el término de potencia como el de energía, empeorando, una vez más, la competitividad de nuestras empresas.
  • Es curiosa la variación de peajes de energía de la tarifa indicada para recarga de coches eléctricos 2.0DHS que en las horas nocturnas sufren la mayor de todas las bajadas de peajes, nada menos que un 33,5%. ¿Será esto un indicador de promoción del coche eléctrico? (en la actualidad hay menos de 1.000 suministros con esta tarifa). Esta tarifa es la única que ha tenido variación de cambios en los diferentes periodos, todas las demás han tenido una variación lineal, subiendo o bajando todos los periodos en igual porcentaje.

Variación del PVPC (TUR)

Estos cambios han afectado a los precios de la tarifa PVPC, de la siguiente manera:

  • Término de potencia: 42,043426 € por kW contratado al año, resultando un incremento del 17,9%
  • Término de energía: 12,4107 ¢€ por kWh consumido, resultando un descenso del 6,9%

Esto supone un encarecimiento de la factura a los que menos gastan, abaratándola a los que más lo hacen, luego, una vez más, no podemos hablar de una subida o bajada fija sino que dependerá de nuestros consumos particulares. En la siguiente gráfica se ve cómo afectan los cambios. Para calcular su caso en concreto no tiene más que buscar en su factura el consumo mensual que suele tener y localizar el valor más cercano del eje x, localice entonces la curva de potencia contratada más cercana a la de su suministro: el eje y le indicará en qué porcentaje variará su factura.



¿Podemos aprovecharnos algo de esta situación?

Rotundamente ¡SI! Muchos hogares y especialmente en empresas de alta y baja tensión donde el término de potencia cobra cada vez mayor importancia, tienen unas potencias contratadas muy superiores a las demandadas realmente. Es el momento de tener muy controlada la potencia contratada e intentar ajustarla lo máximo posible a las necesidades reales. Ajustarla supone reducir el impacto de la subida o incluso conseguir ahorros y así estaremos aprovechando en mayor medida las bajadas en el término de energía.

Debemos tener presente que por cada tramo de bajada en las tarifas domésticas (1,15 kW) nos estaremos ahorrando ahora 61,5€ al año mientras que en las profesionales es del orden de 100 a 140 € por cada kW de bajada (dependiendo de la tarifa).

Con esta variación en los peajes, la cantidad de dinero que estamos regalando a eléctricas y estado en forma de potencia contratada no utilizada es de casi 5.000 millones de euros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada