lunes, 11 de agosto de 2014

¿Sabes cuánto consume cada electrodoméstico?


Según el "Estudio sobre consumo energético del sector residencial en España" del IDAE, los hogares españoles gastan de media 990 euros anuales en consumo eléctrico. El 56% del total de electricidad, 546 euros al año, corresponden al uso de electrodomésticos. 


Conocer y optimizar su uso nos ayudará a tomar medidas sencillas y rutinarias para conseguir un ahorro muy importante en nuestra factura de la luz. Además, la mejora de los electrodomésticos, con la calificación energética más eficiente, hará que este ahorro sea aún mayor. 

De todos los electrodomésticos, ¿Cuál es el que más consume?, ¿Y el que menos?, ¿realmente la plancha es el pequeño aparato que más picos de potencia produce? A continuación, te lo contamos todo. 

Frigorífico: es el que más consume de todos los electrodomésticos, más del 30% del total. Si hablamos en kilovatios-hora, según la OCU, el frigorífico consume 662 kWh y el congelador 563 kWh. Tienen un consumo muy lineal, pero el abrir sus puertas produce tres pequeños picos en las horas del desayuno, la comida y la cena. 

Elegir una nevera eficiente en la compra inicial nos puede ayudar a ahorrar mucho dinero a la larga, aunque su coste inicial sea mayor, un frigorífico clase A+++ puede consumir un 80% menos de energía que uno de clase D aproximadamente. Otras medidas que podemos tomar para ahorrar en este electrodoméstico, son no dejar la puerta abierta para evitar que el motor trabaje demasiado, no introducir alimentos calientes, procurar no abrirlo demasiado y situarlo en zonas lejanas de fuentes de calor, debemos ajustar su temperatura a la del exterior y no usar temperaturas excesivamente bajas tanto de frigorífico como de congelador. Mantenerlo en buenas condiciones puede suponer un ahorro del 25% de la energía consumida. 

Televisores y ordenadores: el televisor es otro de los aparatos que más consume en nuestro hogar con más de un 12% de la energía, unos 263 kWh. Aquellos aparatos que incorporan tecnología LED consumen un 25% menos que las LCD y hasta un 40% menos que las pantallas de plasma. Y uno de los grandes culpables de este consumo es el Stand by. Este ‘consumo fantasma’ gasta tanta electricidad como un ordenador a pleno rendimiento, que es del 7,4%. 

La principal medida de ahorro será apagar la televisión totalmente cuando no se use. Respecto a los ordenadores, las tareas programadas como copias de seguridad son más convenientes hacerlas de noche, con tarifas inferiores y monitores apagados. Es importante que después de estas programaciones se apague el ordenador automáticamente para eliminar un gasto que aún no siendo pequeño es innecesario. 

Lavadora: consume un 11,8% de la energía, unos 255 kWh. La hora punta de utilización de este electrodoméstico es entre las 10 y las 13 horas y entre las 19 y las 21 horas. En festivos y en verano el consumo se concentra por las mañanas. Utilizar programas cortos y lavados en frío o hasta 30º (la mayor parte de la energía se utiliza para calentar el agua) nos ayudará a ahorrar electricidad y a gastar menos agua. Además, es mejor poner la lavadora cuando esté llena y ajustar su uso en horario de menor coste. 

Lavavajillas: su consumo es del 6,1% de la energía, unos 246 kWh. El momento de mayor uso es en comidas y cenas, especialmente en las noches de días laborables. Usar programas cortos y a menor temperatura te ayudará a ahorrar energía. No te olvides de cargarlo siempre al máximo y de limpiar periódicamente el filtro. 

Horno: consume un 8,3% del total de la factura eléctrica. Intenta no abrir el horno mientras esté encendido. Cada vez que se abre la puerta se pierde al menos un 20% de la energía acumulada en su interior. Además, si cocinas de una vez el mayor número de alimentos también conseguirás un ahorro importante. 

Cocina: Puedes aprovechar el calor residual de la cocina eléctrica o de la vitrocerámica: apágala cinco minutos antes de finalizar la cocción y ahorrarás energía. Otro consejo es que pongas una tapa, si no lo haces, una gran parte de la energía se escapa en forma de calor y tardas bastante más tiempo llegar al punto de cocción deseado. Y quien dice más tiempo dice mayor gasto de energía (sea de gas o de luz). Además, para que el gasto de luz sea menor, se puede cocinar a primera hora de la mañana o a última de noche. 

Plancha: La plancha es uno de los pequeños electrodomésticos cuyas altas potencias dan lugar a consumos significativos en la factura. Una plancha puede llegar a tener una potencia de 1.500 vatios, y por lo tanto es uno de los electrodomésticos que más energía gastan por minuto de uso. Según el IDAE, un centro de planchado compacto puede llegar a gastar un 46% menos de energía que una plancha clásica. Estirar la ropa cuando se tiende, procurar planchar el mayor número de prendas de una sola vez y trasladar su uso a horas de energía más barata, te ayudaran a ahorrar. 

Ahora que ya conocéis cuales son los electrodomésticos que consumen más y algunos consejos para que consuman menos, podréis optimizar su uso y consumo y, con ello, rebajar vuestra factura de la luz.


Fuente: Expansión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada