lunes, 11 de noviembre de 2013

Los ciudadanos pagaremos cada año más y más en la factura de la luz


Fuente: Ecoticias

El Sistema Eléctrico español, es un negocio claramente decreciente en cantidad de electricidad, y seguirá decreciendo incluso a pesar de que la actual política para nada incentiva el ahorro. 

Los problemas crónicos de nuestro Sistema Eléctrico 

Ustedes podrán encontrar casi todos los días noticias sobre el Sistema Eléctrico, y sin embargo con tanto vocerío (sobre todo por parte de algunos que siempre utilizan “altavoces”) parece muy difícil discernir cuales son los problemas crónicos de esta piedra angular de nuestra economía. 

En realidad todo es muy sencillo de entender: 

  1. Los ciudadanos pagaremos cada año más y más en la factura de la luz. ¿Hasta cuándo? Esto no va a acabar hasta que nuestros políticos decidan algún día, hacer una auditoría energética por medio de un organismo independiente, y se ponga sobre la mesa cual es el coste real de cada subcomponente. No oigo decir a las eléctricas nada en esta dirección. Si estamos todos de acuerdo en que hay que poner las cartas encima de la mesa, y el que gana casi todas las partidas no quiere (ni tampoco el crupier político que reparte las cartas), entonces como no vamos a sospechar de que haya 9 ases en la baraja. 
  2. El Sistema Eléctrico español, es un negocio claramente decreciente en cantidad de electricidad, y seguirá decreciendo incluso a pesar de que la actual política para nada incentiva el ahorro. 
  3. En este negocio decreciente, las renovables tienen prioridad. Es pues lógico, que la guerra sea sucia no, lo siguiente. 
  4. Si la reforma energética persigue acabar con 55.000 propietarios de energía solar, la propuesta de ley de autoconsumo quiere acabar con la posibilidad de que los consumidores puedan mermar aún más la demanda total. 

Muchos estarán de acuerdo conmigo en que estos cuatro argumentos, son cuatro verdades. Claro que si el que las escribe es un sencillo ciudadano, entonces tales afrentas a “gigantes”, enseguida son vistas por éstos como “hormiguitas” intentando defenderse. Las eléctricas tienden a considerar a los ciudadanos, meros sujetos pasivos, sin posibilidad de capacidad crítica, porque no tienen conocimientos. Esta perla la soltó no hace mucho el presidente de UNESA: “¿Qué es eso de meterse con las empresas que les suministran la electricidad?”. 

Eduardo Montes: 
¿Qué es eso de meterse con las empresas que les suministran la electricidad? 

Sin embargo se equivocan. Sencillamente la ciudadanía está empezando a darse cuenta, que está pagando mucho más de lo realmente debiera, y como cualquiera puede comprender esto suele cabrear bastante al personal, y de ahí que a las primeras de cambio, emerjan por doquier intenciones de deserciones masivas de la compañía eléctrica de toda la vida. 

En particular este artículo analiza los llamados “pagos por capacidad”, que es una partida destinada a evitar el cierre de las centrales térmicas que están ociosas, para que puedan responder en días con poca energía renovable. Se va a demostrar con datos contundentes, que en la actualidad estos pagos están totalmente sobredimensionados. 

Antes de nada, permítanme primero contarles una historia 

Érase una gran cadena de hoteles, que decidió invertir en la famosa Rivera Maya, en los años en los que la situación económica era boyante. Los vuelos desde el otro lado del charco valían poco más de 600€, y a esos precios las agencias de viajes promovían pasar las vacaciones en lugares lejanos y exóticos, lo cual realmente logró calar en mucha gente. 

Dicha cadena hotelera decide levantar ni más ni menos que 27 hoteles repartidos aquí y allá, con unas 100 habitaciones por cada uno. Decisión tomada a pesar de que ya existían otros 11 hoteles de otra cadena, ya en funcionamiento. No hace falta decir mucho más, para intuir como acaba la historia. Tras todo aquel flujo de viajeros que al principio prácticamente llenaban cada nuevo hotel recién construido, años después llega la crisis la cual parece que va para largo. El balance semestral que hacen ahora, arroja un ratio medio de ocupación de unas 11 o 12 habitaciones ocupadas por hotel. 

Ante este fracaso de inversión desmedida, y falta de previsión (un hotel para que sea rentable debe estar ocupado un 50%) los máximos responsables de la cadena, deciden optar por una medida rocambolesca. Una pareja recién llegada tuvo el siguiente desencuentro. El director del hotel recibe y acompaña con cordialidad a los recién casados a su habitación, y en seguida les comenta que tienen para ellos una oferta “muy especial”. Las 10 habitaciones del tercer piso, están todas ellas a su disposición, pudiendo dormir cada día en una habitación distinta. A cambio de ello, el hotel solo les cobrará aparte de los 60€ acordados, un pequeño incremento de 1€ * 9 habitaciones a su disposición. La pareja sorprendida, al principio no sabe que decir, pero tras pensarlo un momento, le dicen al director: “Le agradecemos esta generosa sobreoferta, pero realmente nosotros solo necesitamos una habitación de su hotel, no diez”. El director intenta convencerlos una y otra vez infructuosamente, hasta que finalmente les hace saber que no es algo optativo, y que además es una medida generalizada en todos los hoteles de la zona. 

Por supuesto toda esta historia es inventada, pero refleja a la perfección los llamados “pagos por capacidad” mediante las siguientes analogías: 

En nuestro país se construyeron en los años de bonanza, 27 Gigavatios de centrales de ciclos combinados (imagine usted 27 centrales nucleares) simbolizados con los 27 hoteles. A su vez los otros 11 hoteles de otra cadena, son equivalentes a los 11 Gigavatios de centrales de carbón que ya estaban en funcionamiento, y que en total suman ambos 38 GW. 

En el primer semestre del año 2013, estas centrales de gas, solo han estado en funcionamiento un paupérrimo porcentaje del 12 por ciento del total de las horas posibles, nuevamente simbolizado con las 12 habitaciones ocupadas por cada hotel de 100. Y el sobreprecio por las habitaciones vacías, son los llamados pagos por capacidad, cuya función es mantener las centrales ociosas por si se las necesita de repente (ociosas el 88% del tiempo) un número tan alto que aunque sea en un semestre de agua y viento, parece a todas luces excesivo el número de centrales térmicas esperando a la nada. 

Pues bien, la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, presentó hace meses ante la Fiscalía Anticorrupción una extensa denuncia que incluía un gráfico sobre cuanto han supuesto los pagos por capacidad cada año: 

Frente a estos pagos, si algún día se quisiera hacer una auditoria eléctrica seria e independiente, ésta debería valorar si es técnicamente necesario mantener abierta tanta central térmica. El siguiente gráfico nos da la clave de todo este asunto. En él se han reflejado los instantes peores de mayor necesidad de “hueco térmico”. Es decir, cual ha sido el instante record máximo de MW de gas, carbón o fuel (la suma de los tres) que ha acontecido en cada mes y en cada año, y que fue debido (entre otras causas) a que puntualmente había pocas renovables en ese momento. 

  1. El decremento en la demanda global, y el incremento paulatino en renovables, ha supuesto no solo un decremento en la cantidad total de energía generada con combustibles fósiles cada mes, sino que también han decrecido de forma sustancial, las puntas de demanda de hueco térmico. Compare uno a uno todos los meses del año 2007 y 2013. Todos hemos escuchado alguna vez esa manida pregunta retórica de “¿Y qué pasa si no sopla viento, ni hay Sol?” para querer justificar los agos a las centrales térmicas ociosas. Esa pregunta es cada año un poco menos cierta, porque es errónea per se. Es como decir “¿Y qué pasa si no hay borrasca, ni hay anticiclón?” Todos hemos escuchado alguna vez esa manida pregunta retórica de “¿Y qué pasa si no sopla viento, ni hay Sol?” Esa pregunta es cada año un poco menos cierta, porque es errónea per se. Es como decir “¿Y qué pasa si no hay borrasca, ni hay anticiclón?” 
  2. Siempre escuchamos que “las renovables son intermitentes”. Según esta premisa (que es verdadera en singular, pero falsa en plural) entonces por muchas renovables que instaláramos, debería haber un día al año en que por pura probabilidad, las necesidades de demanda de hueco térmico fuesen iguales al record del año anterior, y sin embargo esto no ocurre. ¿Dónde está entonces esa intermitencia grabada en piedra? 
  3. Si hubiera una verdadera política hacia la independencia energética y hacia la eficiencia (cosa que hoy en día es al revés), sería perfectamente posible seguir reduciendo estos picos de demanda de hueco térmico, hasta quizás valores cercanos a 8000 MW o incluso menos. Recuérdese que estamos hablando de valores máximos. 
  4. El año 2012, es uno de los años finales de esta evolución, con menos necesidad de hueco térmico de respaldo, y al mismo tiempo es el año en que más dinero se destinó a los pagos por capacidad. Menos por más. Estas cosas chirrían a los ciudadanos, ya que a la postre, somos nosotros quienes ponemos la mayor parte de este dinero. 
  5. En lo que va de año en 2013, el mayor hueco térmico acontecido ha sido 16926 MW. Es decir, la máxima utilización de gas y carbón simultánea en 2013 ha sido de 17 GW de 38 GW disponibles (casi el doble y eso que hablamos del día de máxima demanda). Por tanto es técnicamente viable cerrar por de pronto (y siendo muy conservadores) 10 GW de centrales térmicas, lo cual reducirían los pagos por capacidad. Si no se cierra nada (lo cual es bastante probable), entonces seguirá habiendo una enorme partida de 800 millones en pagos por capacidad en los años venideros, y los ciudadanos “disfrutando”. 


¿De dónde provienen estos datos? 

Pues de la web de REE La primera pregunta que quizás se esté usted haciendo, es de donde provienen los datos de la gráfica anterior, por aquello de saber si la fuente es fiable. No se preocupe. Provienen de una larga búsqueda en la web de REE, en la que este ciudadano “hormiguita” se ha dedicado a recorrerla página por página y día por día, desde el año 2007 al 2013, hasta encontrar aquellos días de masiva generación térmica como el que se muestra a continuación (click en la imagen para ampliar). 

Día con mayor hueco térmico puntual de los últimos 7 años 17/12/2007 

Este es el día record de los últimos 7 años, en el que hubo el mayor hueco térmico puntual. Nada menos que 27 GW en el año 2007. Hoy en día esta cantidad de demanda térmica, es totalmente imposible de que vuelva a suceder. Nótese que en los últimos 4 años (un periodo suficientemente largo) el mayor hueco térmico alcanzado ha sido 22.708 MW. Se adjunta a continuación la tabla que aporta el día y la hora exacta para cada record mensual de cada año, con el que se elaboró la primera gráfica. 

Nótese que estos records se producen en el intervalo de horas de las 11:00 a las 21:30, y la mitad de ellos en horas de Sol. Si miramos un día reciente que no tenga excesiva eólica, vemos que el mix está muy repartido. ¿Que ha supuesto la incorporación de la siempre denostada banda de energía solar, junto a la cada vez más gruesa banda eólica? Pues que ahorran (o pueden ahorrar) mucha agua reservada en pantanos, que es la verdadera “batería” del Sistema Eléctrico. Esa agua ahorrada, puede ser luego utilizada en las horas de joroba de máxima demanda. 

¿Algún gigante escuchará a las hormigas? 

Igualmente, si este país no fuese el único del mundo donde se penalizara a aquellos ciudadanos que estaban pensando en generar una parte de su energía mediante autoconsumo, entonces tras unos pocos años se formaría un nueva banda “transparente” situada justo encima de todo el conjunto de bandas, y que abarcaría las horas solares (en su mayor parte) lo que presionaría a la baja una vez más toda la demanda. 

Esto supondría una nueva pérdida de beneficios para las eléctricas, porque los que hasta ahora eran tan solo clientes finales de una larga cadena de producción y distribución, estaban empezando a convertirse en pequeños productores, que incluso estaban dispuestos a regalar gratuitamente a la red las pequeñas sobreproducciones no consumidas. Sin embargo justo a tiempo nuestro gobierno ha decidido que las “hormiguitas” seguirán siendo meros consumidores, mediante un nuevo impuesto desalentador, que realmente fue inventado por una de las eléctricas y presentado en sociedad en Genera 2012

Así pues, todo seguirá igual en los años venideros. La demanda seguirá cayendo, y las tarifas volverán a sufrir nuevas escaladas año tras año: 

¿Algún gigante tiene capacidad de escuchar a las hormiguitas? 

¿Ya ni siquiera la hemeroteca eléctrica dice la verdad? 

¿Seguiremos siendo el hazmerreír del mundo prohibiendo el Sol? 


En tiempos de engaño universal, decir la verdad se convierte en un acto revolucionario. 

George Orwell 

Salvador Ferreiro - Socio Protector de la Fundación 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada