viernes, 6 de marzo de 2015

Las eléctricas lo tienen claro: la luz volverá a subir este año


Todas las compañías eléctricas anticipan que durante este año los precios el mercado mayorista de electricidad subirán y, con ello, también el recibo de la luz. La factura que pagan los españoles podría aumentar hasta un 15% en 2015. 



Las compañías eléctricas auguran un 2015 con precios de la energía al alza. Endesa, Iberdrola y Gas Natural Fenosa anticipan que durante este año se incrementará el precio del mercado mayorista de la electricidad, cuya evolución determina ahora casi en exclusiva (con los peajes de acceso que fija el Gobierno congelados) si el recibo que pagan la mayoría de los españoles sube o baja. 

El año pasado el precio medio del mercado mayorista de la electricidad (también conocido como pool) se situó en 42 euros por megavatio hora (MWh). Las grandes eléctricas coinciden en ese precio se incrementará durante 2015. 

Las subidas que prevén las eléctricas 

Según las estimaciones que maneja Endesa, este año el precio medio previsiblemente se situará en el entorno de los 60 euros, lo que implicaría un incremento de casi el 43% en relación al pasado ejercicio. Iberdrola, por su parte, augura que el pool cerrará el ejercicio cerca de los 58 euros de media, un 38% más que en 2014, según desveló el director de Negocios de la eléctrica, Francisco Martínez Corcoles, durante la presentación de los resultados anuales del grupo. 

Y Gas Natural Fenosa, aunque no se atreve a anticipar una cifra concreta, también prevé que el pool registrará subidas. "Desde 2008 [el mercado mayorista] lleva una caída profunda que creo que ha llegado a su fin. El año pasado tuvo que ver el tiempo. Y lo razonable es que se produjera cierto repunte del pool eléctrico en 2015, tampoco muy exagerado", explicó el consejero delegado de Gas Natural Fenosa, Rafael Villaseca, en una conferencia con analistas con motivo de la presentación de las cuentas anuales el mes pasado. 

El componente energético del recibo de la luz, el que viene determinado por la evolución del pool, tiene actualmente un peso de en torno a un 37% en el precio final que pagan los clientes. Por ello, si se cumplen los incrementos del mercado mayorista que auguran las grandes compañías eléctricas, el recibo de la luz registraría una subida de entre el 14 y el 15% durante 2015. 

El mercado de futuros de la electricidad también augura incrementos del pool durante este año, pero no tan pronunciados como los que prevén las compañías. Según los datos del operador del mercado ibérico (OMIP), los futuros anticipan que el precio medio mayorista podría situarse en el entorno de los 48 euros en 2015, apenas un 14% más (lo que se traduciría en una subida en el precio final que pagan los clientes en el recibo de algo más de un 5%). 

¿Por qué subirá el pool? 

Durante la primera mitad del año pasado, el pool marcó niveles excepcionalmente bajos, fundamentalmente por el gran peso que tuvieron en la oferta la energía eólica y la hidroeléctrica por cuestiones meteorológicas (hubo una muy altas eolicidad y pluviosidad), lo que arrastró a la baja la media anual. Este año será difícil que se repitan estas condiciones meteorológicas excepcionales. 

Además, la demanda eléctrica vuelve a crecer, con el consiguiente presión en los precios. Y, al tiempo, la reforma eléctrica del Gobierno ha trasladado el coste regulado de interrumpibilidad al componente energético (antes estaba se abonaba mediante los peajes de acceso) y ha hecho que la energía eólica haya dejado de aportar energía a coste cero en el mercado mayorista. El resultado: el precio mayorista muy previsiblemente registrará esas subidas que anticipan las compañías. 

El nuevo recibo de la luz 

El Gobierno aprobó el año pasado una auténtica revolución en la factura de la luz. Tras suspender los resultados de la famosa y polémica subasta del tarifazo a finales de 2013 e intervenir el mercado eléctrico, el Ministerio de Industria introdujo un nuevo sistema para fijar los precios finales de la tarifa a la pagan la mayoría de españoles (la antigua TUR, ahora reconvertida en Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor, PVPC). 

El recibo cuenta con tres componentes: peajes de acceso que cubren los costes regulados (distribución, transporte, retribución a renovables...), impuestos y el componente de energía (que cubre los costes de generación eléctrica). Los dos primeros componentes (peajes e impuestos) dependen directamente de la decisión discrecional del Gobierno. Y el tercero, el de energía, hasta el año pasado se fijaba con subastas trimestrales en la que participaban fondos de inversión, traders y las propias eléctricas; pero ahora, desde el pasado abril, se determina en función de la evolución continua del mercado mayorista de electricidad. 

Según el Ministerio de Industria, el año pasado el precio de la luz cayó un 5% para el consumidor medio. El Instituto Nacional de Estadística (INE), sin embargo, contabilizó un incremento del 4,4% de los precios de la electricidad en 2014, una diferencia motivada por el distinto procedimiento de cálculo (el Gobierno esgrime que el INE no contabiliza las devoluciones efectuadas por haberse cobrado de mas los primeros meses del año y que su cálculo se realiza para todos los hogares, mientras que los del Ejecutivo tiene en cuenta el efecto sobre el consumidor medio).


Autor: Dávid Page
Publicado en: Expansión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada