jueves, 4 de septiembre de 2014

Golpe eléctrico de 100 millones a los grandes consumidores industriales




El Ministerio de Industria, a cuyo frente está José Manuel Soria, ha introducido nuevos ajustes para rematar los flecos que quedan de la reforma eléctrica, entre ellos, el de la interrumpibilidad. 

Este servicio, en el que se juegan cifras multimillonarias, es el que prestan grandes grupos empresariales muy intensivos en consumo eléctrico, como las siderúrgicas, cementeras y compañías químicas. Consiste en un pago a esas empresas a cambio de detener su actividad y desconectarse de la red eléctrica cuando existe sobrecarga, por exceso de demanda de luz. 

El servicio es muy sensible para el tejido empresarial, porque en la práctica supone una forma de subvención y abaratamiento de costes eléctricos para los grandes consumidores. Pero también ha sido un foco de polémica dentro de la reforma eléctrica. 

En este escenario, el Gobierno ya dio un tijeretazo a la interrumpibilidad de casi 200 millones, pasando de un presupuesto anual de 748,9 millones hace un año, a 550 millones en la actualidad. 

Ahora, Industria ha iniciado los trámites para hacer un ajuste que, según algunas empresas afectadas, podría cuantificarse en 100 millones adicionales. El ajuste se va a hacer de forma muy sutil, jugando con los calendarios de cobro del servicio. ¿Cómo? El ajuste va a consistir en un alargamiento del plazo (temporada eléctrica, según los términos técnicos) en el que se cobra la interrumpibilidad, pero sin aumentar el dinero a pagar. La temporada eléctrica corría, por ley, de octubre a septiembre de cada año. Sin embargo, el Gobierno quiere que la cantidad presupuestada dé para cubrir también los meses de noviembre y diciembre de este año. ¿Cómo lo quiere hacer? 

En lugar de proveer nuevas cantidades de dinero para cubrir posibles desfases por esos dos meses adicionales a la temporada eléctrica actual, lo que propone es laminar los pagos mensuales por interrumpibilidad que quedan por realizar para cubrir ese periodo adicional sin variar los 550 millones fijados. En pleno agosto, Industria ha sacado a consulta pública una propuesta normativa para introducir estos cambios. Los interesados podían remitir sus observaciones a Industria hasta el 22 de agosto. 

Esperando la subasta 

Al margen de que la nueva normativa ponga orden en los calendarios, su principal razón es dar tiempo a que se organice el sistema de subastas que quiere impulsar Industria con la interrumpibilidad. Serán subastas a la baja, y las organizará Red Eléctrica (REE). 

Cada gran empresa podrá ofertar por cuánto dinero está dispuesta a ofrecer el servicio. El borrador de la nueva norma reconoce que el nuevo sistema estaba previsto que empezara el 1 de julio, pero «dada la complejidad de su implantación», no se va a poder aplicar hasta el próximo 1 de enero.


Fuente: Expansión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada